Advierte ni las dádivas ni las presiones impedirán su triunfo

El candidato a senador de la provincia Santo Domingo por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), Antonio Taveras, afirmó que el oficialismo está perdido y que por ello en los últimos días ha intensificado sus dádivas y las presiones de todo tipo para lograr quedarse en el poder.

Sin embargo, Taveras dijo que nada cambiará la decisión que ya ha tomado el pueblo, y que esa es la del cambio que él y la gente del Partido Revolucionario Moderno representan.

Indicó que es un candidato no tradicional, ya que viene del sector empresarial y no del partidarismo. “Vengo de una amplia coalición integrada por una diversa gama de profesionales, preocupados todos por la situación que actualmente está aconteciendo en el país”, afirmó Taveras.

Señaló que una de las principales preocupaciones que tiene es la situación de caos y corrupción que, a su juicio, prevalece en el país, por lo que una de sus prioridades es contribuir desde la senaduría a crear las condiciones para convertir a la nación en un país decente.

Reconoció que a veces lo invade el desánimo, pero que no obstante a saber que el país vive un momento crucial y peligroso, tiene el conocimiento de que a aquellos quienes aman el país tiene el compromiso de trabajar y seguir adelante.

Taveras, quien habló durante un acto de apoyo ofrecido por el movimiento Profesionales y Egresados de Rusia con Luis Abinader, fue frontal en su ataque al oficialismo y afirmó que la batalla será el 5 de julio, y que «por más prebendas, dinero, ofrecimientos y cosas que den, ese día el pueblo los castigará negándole su voto».

“Cuando un pueblo está decidido, nada lo detiene. Ellos se han dedicado a desfalcar el Estado y han puesto el país entre los principales indicadores en todos los renglones”, afirmó el político.

A juicio de Taveras la actual clase política que representa al PLD ha llevado a que muchos empresarios extranjeros estimen que el pueblo dominicano está compuesto en su mayoría por gente tramposa, inescrupulosa, “pero por el contrario este es un pueblo trabajador”.

Se comprometió que cuando sea senador todos los proyectos de ley somete o se apreste a aprobar serán consensuados con la gente a la que el proyecto presuntamente vaya a beneficiar.

Definió al PRM y a la coalición de partidos que integra el cambio, como el último «chin» de esperanza que le queda al pueblo, y que por eso no pueden fallar. “Si fallamos, habrá problemas”, sentenció Taveras.