Alex Saab, la ficha que sacude el ajedrez diplomático

Por María Camila Hernández

En el forcejeo entre Estados Unidos y Venezuela, la captura de Alex Nain Saab Morán en Cabo Verde el pasado viernes 12 de junio podría constituir un punto de quiebre para el régimen venezolano. Hasta ahora, ninguna de las numerosas medidas aplicadas por Estados Unidos para cercar diplomática, legal y económicamente al gobierno de Caracas parecen haber generado tanta agitación y nerviosismo como el arresto de Álex Saab.

La reacción de Venezuela muestra que Nicolás Maduro moverá todas sus fichas para evitar la extradición del empresario a Estados Unidos. En el comunicado emitido 24 horas después de la captura, el canciller Jorge Arreaza califica el arresto como una acción de “agresión y asedio contra el pueblo venezolano” por parte del gobierno de Estados Unidos. Asegura que Saab se encontraba en el país africano en calidad de “agente del Gobierno Bolivariano de Venezuela”, con lo que le confiere inmunidad diplomática.

Hasta ahora ninguna declaración ni acusación formal contra Alex Saab había logrado quebrar el silencio en Miraflores. El detonante ha sido la posibilidad de que sea extraditado. En un intento por no perder a su pieza clave en la partida contra Estados Unidos, el régimen decidió utilizar una estrategia diplomática más asertiva y le pidió al gobierno de Cabo Verde que deje en libertad a Alex Saab, “facilitando su regreso y protegiendo sus derechos fundamentales, a partir del debido proceso”.

A los aliados de Venezuela tampoco les conviene que Saab sea extraditado a Estados Unidos, por lo que Maduro no estaría solo en su estrategia diplomática. Según le dijo al medio caboverdiano VOA el exviceministro venezolano de Relaciones Exteriores, Milos Alcalay, Rusia y Cuba podrían estar presionando al gobierno del país africano para evitar la extradición de Saab. Cabo Verde es uno de los cerca de 20 países que han recibido misiones médicas de Cuba para enfrentar la pandemia, lo que puede haber suscitado las versiones de su intervención. Sin embargo, en un comunicado enviado a un canal local de televisión, la Embajada cubana en el país africano desmintió que estuviera involucrada en el caso Saab.

Acerca de estas presiones, el abogado defensor de Alex Saab, José Manuel Pinto Monteiro, le dijo a Radio Cabo Verde que “hay países relativamente poderosos con relaciones con Cabo Verde que consideran que esta situación pone en peligro las relaciones entre Estados y viola el derecho internacional”. Pinto Monteiro también señaló que buscará la apelación formal a la detención preventiva de Saab, basándose en que la circular roja que justificó la detención fue emitida un día después del arresto.

En entrevista con El Espectador, la exfiscal Luis Ortega Díaz calificó de vehemente el comunicado de la cancillería venezolana y afirmó que “Maduro tiene miedo” por la información que Saab puede proporcionar: nombres y contactos, operaciones cuentas y empresas. “No solo Maduro debe estar preocupado, sino también Cilia Flores, los hijos de ella y su sobrino”, añadió. Según la exfiscal, Saab se convirtió en el “socio estratégico” de Maduro y su esposa, además de ser un personaje clave para la importación de gasolina a Venezuela. “La información que tenemos es que aviones de Alex Saab se paran en rampa presidencial para ser cargados con oro y esos mismos aviones regresan cargados con dólares o euros, para ingresarlos a los bolsillos de Maduro y de otros”.

De acuerdo con fuentes consultadas por Bloomberg, Alex Saab orquestó un intercambio de aditivos de gasolina, partes y técnicos de Irán por oro venezolano. Según ese medio, aviones de la aerolínea iraní Mahan Air cargaron 9 toneladas de oro, un equivalente a unos US$500 millones, durante el mes de abril. Saab ya había coordinado una operación similar con Turquía en el 2018, en la que se intercambiaron alimentos por unos US$900 millones en oro de Venezuela.

Según el seguimiento realizado por Armando.info a las aeronaves de Saab, el mismo avión que lo llevó a Cabo Verde había estado en febrero en Moscú, otro de los aliados en el intento de evadir las sanciones estadounidenses. Sin embargo, los vínculos con Irán se habrían estrechado en los últimos meses. “Con los aliados de Maduro en Moscú, Beijing y Ankara absteniéndose de cualquier acuerdo financiero importante en este momento, Irán está emergiendo como un socio importante para el régimen”, señala Bloomberg.

Aunque no especifica el destino final de Saab, la respuesta del canciller venezolano es reveladora en cuanto al crucial papel del “agente del gobierno” en las transacciones que le han permitido a Maduro mantenerse a flote a pesar de las sanciones, el desabastecimiento de combustible y la crisis generada por el coronavirus. Saab realizaba en Cabo Verde una parada técnica “para continuar su trayecto con el objeto de realizar gestiones para garantizar la obtención de alimentos para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), así como medicamentos, insumos médicos y otros bienes de carácter humanitario para la atención de la pandemia del COVID-19”.

El suministro de alimentos –con sobreprecio y de mala calidad– para los CLAP fue precisamente el negocio que puso en la mira a Álex Saab y su socio Álvaro Pulido (antes llamado Germán Rubio), como lo ha documentado Armando.info, el portal venezolano que ha liderado de manera destacada la exposición de los negocios de esta dupla con el régimen. Además de alimentos, medicinas y logística para los CLAP, Saab y Pulido han tenido negocios de construcción, petróleo, oro, carbón y gimnasios verticales, operados a través de sociedades offshore en Colombia, Ecuador, Panamá, México, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, China y Suiza.

Si bien ha sido uno de los más notorios, el de las CLAP no fue el primer contrato de la dupla Saab-Pulido con el régimen chavista. La relación comenzó oficialmente el 29 de noviembre del 2011, con un contrato para la instalación de kits de viviendas prefabricadas, como parte de la ejecución del proyecto Gran Misión Vivienda Venezuela.

Dos años después, como lo documentó la investigación realizada por El Pitazo en alianza con CONNECTAS, la misma empresa de Saab, Fondo Global de Construcción, fue una de las escogidas para construir los Centros Deportivos y Culturales de Paz, una red de 50 gimnasios deportivos en barrios pobres de Venezuela. Para ese entonces, Maduro ya intentaba ocultar su cercanía con Alex Saab, por lo que el contrato fue suscrito con Consorcio Estructuras Metálicas Modernas, propiedad de Fondo Global de Construcción.

En agosto de 2017, pocos días después de haber huido de Venezuela y rodeada de micrófonos, la fiscal Luisa Ortega aprovechó una cumbre de fiscales del Mercosur en Brasil para exponer los vínculos de Maduro con Group Grand Limited, la empresa de Saab a la que se le adjudicó el contrato de suministro para los CLAP. De esa manera, Ortega exponía ante la comunidad internacional que Saab no solo era clave para el chavismo, sino para Nicolás Maduro. En el 2019, Alex Saab fue acusado formalmente por Colombia y Estados Unidos, donde es requerido por lavado de activos y sobornos a funcionarios venezolanos, entre otros cargos.

Ahora Saab se encuentra recluido en la cárcel central de Ribeirinha, en Sao Vicente. Estados Unidos tiene 18 días para formalizar el pedido de extradición, con la posibilidad de extender este plazo hasta 40 días. Aunque no existe un acuerdo de extradición con el país africano, el Procurador General de Cabo Verde, José Landim, señaló que, como miembro de las Naciones Unidas, su país hace parte de las convenciones sobre diversos delitos, lo que allanaría el camino a la extradición. Para el periodista caboverdiano José Vicente Lopes, aunque el país se encuentra en medio de un fuego cruzado, la presión diplomática y política por parte de Washington será mucho más fuerte. Y si bien el Ejecutivo es mucho más cercano al gobierno de Donald Trump, Lopes señala que la decisión está ahora en manos de la justicia.

Mientras las partes alistan sus mejores armas diplomáticas, el tiempo corre para Estados Unidos. La celeridad con la que se lleve a cabo el proceso contra Saab en los próximos días mostrará si puede más el peso diplomático de Washington o la ofensiva de Caracas y sus aliados. Pesa el precedente de Hugo Armando ‘el pollo’ Carvajal, exjefe de contrainteligencia de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que se escapó en noviembre del 2019 para evitar su extradición de España a Estados Unidos. Pero si Carvajal era un alfil, Saab podría ser la reina en el ajedrez del régimen; queda por verse si esta vez Estados Unidos logra dar jaque mate al rey.