Asesino serial de California se declarará culpable para evitar pena de muerte

El exagente de Policía estadounidense Joseph James DeAngelo, acusado de 13 asesinatos y más de 40 violaciones cometidas hace unos 40 años en California y conocido como el asesino de Golden State , se declarará culpable de parte de los crímenes para evitar la pena de muerte, informaron este lunes medios locales.

DeAngelo, de 74 años, admitirá que cometió 13 asesinatos y otras tantas violaciones en su próxima vista judicial en Sacramento (California, EE.UU.), programada para el 29 de junio.

Así lo informó el diario Los Angeles Times, que citó a varias fuentes conocedoras del acuerdo legal entre DeAngelo y la Justicia estadounidense, que aún no se ha hecho oficial.

El diario angelino también habló con algunas de las víctimas de DeAngelo, que dijeron sentirse aliviadas y frustradas porque el hombre ya ha vivido su vida entera.

El presunto criminal, quien había sido policía durante la década de 1970, fue detenido en abril de 2018 en Sacramento, la capital del estado, gracias al cotejo de pruebas de ADN recogidas en los escenarios de los crímenes con las de bancos de datos de compañías dedicadas a la genealogía a través de pruebas genéticas.

En total, DeAngelo es acusado de 13 asesinatos y 45 violaciones cometidas hace unos 40 años, unos hechos que conmocionaron entonces a California y a todo Estados Unidos.

Las víctimas tenían entre 13 y 41 años, según los registros oficiales del Buró Federal de Investigación (FBI).

En su momento, el FBI ofreció 50.000 dólares a quien pudiera facilitar información sobre este misterioso y sanguinario criminal, como parte de una campaña en 2016 que trataba de esclarecer un caso que estuvo décadas sin ser resuelto.

Aunque el sospechoso está vinculado a una serie de crímenes que comenzaron en 1976 con robos y asaltos sexuales en Sacramento, según las investigaciones, el primer asesinato que cometió fue el del sargento de la Fuerza Aérea Brian Maggiore y de su esposa Katie, unos jóvenes recién casados que presuntamente mató el 2 de febrero de 1978 en la ciudad de Rancho Cordova, en Sacramento.

La pareja fue emboscada presuntamente por el individuo cuando paseaba a su perro sin que se sepa el motivo, lo que abrió una serie de crímenes que continuaron hasta 1986.