Bares y restaurantes latinos se «tambalean» por el frenazo en la reapertura

Cuando apenas parecían recibir una «bocanada de aire» con la aparente apertura económica, miles de negocios hispanos enfrentan un nuevo revés por las ordenanzas de cierres de bares y centros recreativos en medio del drástico repunte de casos de coronavirus los estados más latinos del país.

Estados como Arizona, Texas, Florida, Nueva York y California han implementado el cierre de ciertos negocios debido al notable incremento de contagios por COVID-19 en las últimas semanas.

ARIZONA

El gobernador de Arizona, Doug Ducey, ordenó el lunes que bares, salas de cine, gimnasios y parques acuáticos dejen de operar durante 30 días, lo que ha hecho «palidecer» a los negocios que apenas iban impulsando su endeble economía hacia una lejana normalidad.

«Apenas estábamos tratando de sobrevivir ante la situación, ahora esta decisión nos va afectar más. Muchos de nosotros nos habíamos preparado para el próximo festejo del 4 de Julio, hicimos pedidos con tiempo de comida y licor, y ahora solo nos quedaremos con la mercancía y sin ganancias», dijo a Efe Esperanza Luzcando, dueña de El Chullo Peruvian Restaurant & Bar, en Phoenix (Arizona).

La mayoría de los bares y centros nocturnos de Arizona reabrieron después de que Ducey permitiese que expiraran las órdenes de confinamiento y de cierre de negocios a mediados de mayo, lo que permitió a empresarios como Luzcando confiar en una «reactivación económica».

«Es terrible, nuestros ingresos bajaron un 60 %, y nos manteníamos porque mis hijos me ayudan en el negocio, con empleados hubiera sido imposible mantenernos. Me he comunicado con otros empresarios y están igual, esperamos que la autoridades nos apoyen porque es insostenible», afirmó.

RESTAURANTES DE NUEVA YORK NO PUEDEN ABRIR SUS COMEDORES

Este miércoles el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció que se retrasaba indefinidamente la apertura del interior de bares y restaurantes.

«Es terrible, no le puso fecha, no se sabe, no sabemos nada» comentó a Efe Jeffrey García, presidente de la Asociación de Dueños de Restaurantes Latinos, de los que dijo estaban preparándose para recibir a sus clientes el próximo 6 de julio, cuando estaba previsto la apertura interior para restaurantes y bares.

García afirmó que esta decisión «es un paso hacia atrás» para los restaurantes que afrontan problemas económicos debido al cierre forzado de tres meses o en el que solo sirvieron comida para llevar.

Señaló además que este aviso viene a agravar la situación y que hay restaurantes y bares que posiblemente tengan que cerrar sus puertas.

BARES Y CLUBES CIERRAN DE NUEVO EN CALIFORNIA

California es otro de los estados en revertir la reapertura, y el gobernador, Gavin Newsom, anunció fin de semana el cierre de bares y clubes nocturnos en Los Ángeles y otros seis condados con el fin de evitar una mayor propagación del coronavirus, debido al incremento de casos tras la apertura de estos negocios el pasado 12 de junio.

«Es difícil la situación, abrimos otra vez, empieza a salir un poco más la gente y vuelven a cerrar cuando apenas estaban retomando un poco de seguridad. Es muy delicado, el Gobierno debe de educar y brindar asistencia para convivencia durante una pandemia con el uso de mascarillas, porque esto no puede seguir así», advirtió a Efe Noel Sánchez, fundador del bar Urbano California Bistro.

En su opinión, la población puede salir a divertirse, pero con responsabilidad, usando mascarillas y guardando distancia, «pero el problema es que la gente no entiende, no quieren usar tapabocas y se contagian».

Mencionó que su negocio, ubicado en Modesto, situado a unas 90 millas al este de San Francisco, perdió un 80 % de su clientela en un momento en el que ya tenían «eventos con más de cien personas, ahora apenas y llegamos a las veinte».

RECHAZO A USAR MASCARILLAS

Gabriel Rodríguez, propietario de La Flor de Calabaza, ubicando en el centro de Phoenix, coincidió en que este revés a la reapertura es un golpe que pude afectar de una forma definitiva a muchos empresarios hispanos que se encontraban en la lucha por mantener a flote sus negocios.

«A nosotros nos afectó desde la primera vez que cerraron, pero con la reapertura tomamos medidas muy drásticas. Desinfectamos diario al final del día, es un costo extra que tengo que asumir, pero es por seguridad y ahora este nuevo anuncio» viene a poner las cosas mucho más difíciles, expresó.

Mencionó que el mismo personal del local proporciona las máscaras a las personas que asisten al lugar y si se niegan a ponérselas se les restringe la entrada: «Cuando dicen no, les digo que se la ponen o se van».

PIDEN AYUDAS

Funcionarios de salud de Arizona reportan más de 3.000 casos de coronavirus diariamente, y desde que inició la pandemia, el estado ha reportado más de 75.000 infectados y cerca de 1.600 muertes, colocando al estado como uno de los más afectados durante el reciente repunte de la pandemia, concentrado sobre todo en el sur y oeste del país.

Yolanda Ortega, propietaria de El Tlacoyo en Tempe (Arizona), se une al clamor de los empresarios de tener ayudas de algún tipo y asegura a Efe que esta situación va más allá que una crisis económica.

«Con las recesiones sabíamos que el problema era de dinero, pero con la pandemia no sabes hasta dónde ira a llegar esta crisis», apuntó.

Otros dueños de bares y restaurantes, como es el caso de la chef Silvana Salcido, fundadora de Barrio Café, decidió cerrar sus negocios cuando la pandemia inició por el riesgo que conlleva la convivencia dentro de los espacios cerrados.

«Los restaurantes nunca debieron de haber abierto tan pronto, me horroriza ver lugares con mesas cercanas y hasta el Mariachi cantando. No estoy abriendo, así que por ahora estoy haciendo órdenes para llevar y pronto las haré nacionalmente», dijo a Efe sobre su estrategia para superar esta crisis que tiene desesperados a miles de empresarios latinos como ella.