¿Conoces las monarquías más pequeñas del mundo?

El Reino de Losoto ocupa una pequeña extensión de poco más de 30.000 kilómetros (km) cuadrados al sur del continente africano y cuenta con algo más de dos millones de habitantes. Su único país vecino es Sudáfrica, un territorio que rodea totalmente a este pequeño reino de montaña.

En la Guerra de Armas, un conflicto que se desarrolló en el sur del continente, el pueblo Sotho peleó por conseguir la independencia, según la Enciclopedia Británica, después de que las potencias coloniales tomaran su control. El territorio pasó a estar bajo el Gobierno británico hasta 1966, cuando fue un país libre.

De hecho, el nombre significa, más o menos, “la tierra de las personas que hablan sesotho”. El punto más bajo del país está a 1.400 metros de altitud y cuenta con, aproximadamente, 300 días de sol al año. En la actualidad es una monarquía constitucional que dirige Letsie III.

Tonga es un reino formado por 170 islas sembradas en el suroeste del Océano Pacífico. De ellas, solo unas 50 están habitadas. En total suman 748 km cuadrados.

De los países que se encuentran entre sus vecinos, tal vez los más conocidos sean Fiji, Nueva Zelanda y Samoa Estadounidense. Wallis y Futuna, Niue, las Islas Cook y Nueva Caledonia completan la lista.

Su población ronda los 100.000 habitantes y en la capital, Nuku’alofa, se concentra, aproximadamente, una cuarta parte del total.

Desde 1875 es una monarquía constitucional y uno de sus gobernantes más reseñables, según la Enciclopedia Británica, fue la Reina Salote Tupou III que estuvo al frente del país desde 1918 hasta 1965. En la actualidad su monarca es, desde 2012, Tupou VI.

Brunei Darussalam es un diminuto sultanato islámico, de poco menos de 6,000 km cuadrados, en la isla de Borneo, en el sudeste asiático, principalmente conocido por su riqueza, basada en el petróleo.

Es una monarquía joven, apenas tiene 36 años, que nació en 1984 cuando dejó de estar bajo protectorado británico y cuenta con unos 400.000 habitantes. Otro de los eventos que puso Brunei en el mapa mediático fue la adopción de la ley islámica para los casos penales, la llamada ley Sharia, en 2014.

A partir de ese momento, la homosexualidad y el adulterio, por ejemplo, se penaron con hasta 10 años de prisión. En 2019, se anunció una modificación en la pena que pasó a ser la muerte por lapidación, medida que no llegó a entrar en vigor.

El sultán de Brunei, Muda Hassanal Bolkiah es, además, Primer Ministro, Ministro de Defensa, de Finanzas y de Asuntos Exteriores y Comercio. Es uno de los hombres más ricos del mundo y su vida amorosa ha ocupado numerosos titulares: desde casarse con su prima hermana a contraer nupcias con una mujer 33 años más joven.

Hasta finales del siglo XX la estructura política de Bután, un reino budista en el Himalaya, era la monarquía absoluta y estuvo gobernado por reyes de manera autocrática. Pero, a finales de la década de los noventa del pasado siglo, con el albor del nuevo milenio, el rey Jigme Wangchuck alentó la transición democrática del país y renunció al autoritarismo.

El país, con una superficie en torno a los 40.000 km cuadrados, tiene una población cercana a los 800.000 habitantes y limita al norte con la República Popular China y al sur con la India.

Como curiosidades apuntamos que la primera vez que se permitió el uso de internet y transmitir por televisión fue en 1999, que Bután tiene en su bandera un dragón y que miden en el índice de Felicidad Nacional Bruta el ánimo de sus habitantes.