¡Cuidado! Este componente en el maquillaje puede causar cáncer

Ojalá nunca tengas que visitar el consultorio de un especialista de la Oncología, más que para confirmar que tu salud anda bien. Sin embargo, a los que les ha tocado seguro habrán escuchado la recomendación de evitar el uso de talco por ser un agente poderosamente cancerígeno. No es alarma vana, las grandes casas de la cosmética a nivel mundial lo confirman al iniciar la eliminación progresiva del componente en sus productos.

La razón es porque el amianto, material de construcción que supone un riesgo respiratorio; es utilizado en la cosmética para la creación de maquillaje, incluso para el destinado para niña; y en empresas farmacéuticas para la fabricación de productos para la piel, incluyendo los de uso para la irritación en las pieles de los bebés.

Es de esperarse que las demandas comiencen a llover; no desde ahora, el tema se viene arrastrándose desde 2013, con acusaciones a la farmacéutica Johnson & Johnson; y pocos años más tarde las cosméticas también fueron impactadas por la misma razón. Según una publicación de la agencia de noticias Reuters, Chanel, L’Oréal, Avon y Revlon comenzaron a eliminar el talco a medida que aumentan las demandas por el vínculo de este mineral a varios tipos de cánceres. La firma Claire´s también se ha visto afectada por incluir amianto en sus maquillajes, incluyendo los infantiles.

Las variedades de la cosmética más propensas a incluirlos son los polvos sueltos faciales y los corporales. No significa que dejes de usar maquillaje, sino que te asegures que los que adquieras no tengan amianto, que es perjudicial para tu salud.

El amianto azul y el marrón son los más perjudiciales para la salud, ambos prohibidos en Europa desde 1984, donde para el año 2000 la Unión Europea prohibió el blanco por los daños que implica al ser humano. ¿Casi 20 años después por qué se continúa usando? “Todos los tipos de amianto causan cáncer de pulmón, mesotelioma, cáncer de laringe y de ovario, y asbestosis (fibrosis de los pulmones), dice la Organización Mundial de la Salud (OMS).