Denuncias de narcotráfico y corrupción se apoderan de tramos finales de las campañas

Las campañas electorales se convierten en negativas o «sucias», y se han afianzado como el arma predilecta de los equipos políticos en las semanas previas a los procesos electorales.

En el país, los temas preferidos han sido la corrupción y el narcotráfico, en los que se han acusado el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y el Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Entre los casos más simbólicos que han sido denunciados como campaña negativa está el del narcotraficante Quirino Ernesto Paulino, quien en varias entrevistas en 2015 aseguró que entregó dinero para la campaña del expresidente Leonel Fernández.

Esto fue tomado por el exmandatario como una jugada del sector contrario suyo en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), liderado por el presidente Danilo Medina, para que claudicara en su intento de oponerse a la reelección del mandatario.

El tema fue tocado en un documental que generó polémica en la campaña de 2016, ya que fue presentado en abril por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y los canales nacionales que habían sido contratados se negaron a publicarlo, para evitar demandas judiciales según expresaron.

En el documental se ataca al presidente Danilo Medina y a su exasesor de campaña Joao Santana, preso por el caso Lava Jato, y a quien acusaron de haber trazado la estrategia para que Quirino Paulino hiciera las declaraciones contra el expresidente Fernández.

Otro caso que provocó hasta demanda judicial fue el del comunicador santiaguero Marcos Martínez, quien en la campaña electoral de 2012 acusó a la entonces candidata vicepresidencial, Margarita Cedeño, de tener dinero depositado en un banco en Dinamarca, lo que fue atribuido a la campaña del Partido Revolucionario Dominicano que postulaba al expresidente Hipólito Mejía.

A pocos días de las elecciones del 20 de mayo de 2012, el senador de la provincia Peravia, Wilton Guerrero, dijo que el expresidente Hipólito Mejía había sido transportado a la ciudad de Sinaloa por el piloto y hombre de íntima confianza del jefe del cartel de Sinaloa conocido como Joaquín (El Chapo) Guzmán, en una visita a México.

Mejía lo demandó en julio de ese año y en febrero de 2018 el senador Wilton Guerrero pidió disculpas y admitió que había calumniado al exmandatario.

A finales de enero de 2008, la campaña del PRD, que postulaba a Miguel Vargas como su candidato presidencial, denunció vínculos entre el presidente y candidato presidencial, Leonel Fernández, y el extraditado a Estados Unidos, Nelson Solano, acusado de traficar con heroína hacia ese país, y emplazaron al mandatario a explicar su relación con éste, al presentar fotos del entonces mandatario junto a él.

Acusaron a Fernández de haberle otorgado a Solano concesiones de obras del Estado por valor de US$5 mil millones y lo cuestionaron sobre si había recibido fondos del supuesto narcotraficante para la campaña presidencial del año 2004.

Esto fue desmentido en una rueda de prensa del PLD por dirigentes del Comité Político, entre los que estuvieron el secretario general, Reinaldo Pared Pérez, el jefe de campaña Francisco Javier García y el hoy presidente del PLD, Temístocles Montás.

El PLD atacó duramente a Miguel Vargas durante esa campaña, vinculándolo con el caso de corrupción «Marbella», en España, que involucró a dirigentes del Partido Socialista Obrero Español.

El PLD ha iniciado desde hace unas semanas una campaña de denuncias sobre candidatos del PRM supuestamente vinculados al narcotráfico, declaraciones en la que has estado a la cabeza el principal órgano de dirección, que es su Comité Político.

El pasado lunes 15 de junio, el PLD se «pronunció alarmado por el grado de penetración del narcotráfico en las actividades proselitistas del Partido Revolucionario Moderno, porque ante varios casos públicamente conocidos el partido que postula a la presidencia a Luís Abinader con su silencio denota insensibilidad e irresponsabilidad»; por lo que instaron a la Junta Central Electoral para evitar la inscripción de candidatos vinculados al narcotráfico y el crimen organizado.

Señalaron que el caso más notorio es el del señor Yamil Abreu Navarro, quien hasta hace poco fuera director de la junta municipal de Las Lagunas.

«Este señor ha sido apresado en respuesta a una solicitud de extradición por parte de las autoridades de Estados Unidos por sus actividades de narcotráfico, lavado de dinero y vinculación con carteles internacionales de la droga», indicó el comunicado del PLD.

El PRM y su candidato presidencial Luis Abinader emplazaron al PLD a someterse a una investigación de la Interpol o la DEA sobre narcotráfico en política.

El presidente del partido, senador José Ignacio Paliza, el PRM asegura que el gobierno y el PLD no tienen autoridad moral para señalar a nadie en materia de narcotráfico en la política, mientras no ejecuten solicitudes de extradición pendientes y no respondan la acusación de César el Abusador de donar altas sumas de dinero a esa organización.