El peligro del narcocambio

Por: Alfredo De la Cruz

“Calma, dijo el médico, en una epidemia no hay culpables, todos son víctimas”.

Saramago. Ensayo sobre la Ceguera.

La humanidad, cuando apareció o fue lanzada en el planeta tierra, fue contagiada por la búsqueda de alimentos para sobrevivir a las duras condiciones climáticas. Nos contagiamos de alimentarnos de otras especies cazándolas y matándolas hasta nuestros días. El calor del fuego nos contagió para sobrevivir los fríos inviernos del origen de los tiempos. Fuimos contagiados de la vida en las cuevas y aprendimos a escribir y dibujar en ellas. Aprendimos a contagiarnos usando y abusando de los ecosistemas terrestres.

Nos contagiamos del virus del poder, de la ambición y de la competencia y le llamamos la sobrevivencia del más fuerte. Contagiamos la tierra de imperios que hacían guerras contra otros humanos para imponer sus formas de vida y dominación. Nos lavamos las manos para no contagiarnos de la crucifixión del hijo de Dios y le hemos rezado a múltiples Dioses cuando nos contagiamos de pecados o queremos ayuda o protección celestial. Hasta nos hemos creído la pandémica superioridad del hombre sobre la mujer por obra y gracia divina.

Hemos contagiado la historia de grandes avances tecnológicos, usados para sanar, comer, controlar, mandar, comunicar, matar, comprar, guardar, manipular, transportar y/o desarrollar cuantos objetos o accesos sean posibles para mantener el motor de la economía: El consumo.

La pandemia del coronavirus ha liberado temporalmente a los océanos, los mares, las playas, las montañas, los ríos y el aire, del contagio de su depredador principal, el “Homo Consumere”. Sin duda no por mucho tiempo. En la medida en que la humanidad va aprendiendo a perderle el miedo al impacto social y sanitario del covid19, vuelve a contagiarse de sus costumbres habituales y retorna la historia al lugar de siempre, un adorno sofisticado de claustro académico, sin aprender nada de ella.

¿Cuándo nos contagiaremos de una dosis cooperativa de cordura y conciencia colectiva para diseñar instituciones humanas al servicio absoluto del bien común?

La respuesta sigue siendo una pregunta (por ahora) … ¿Cómo quiere el contagio con comprobante o sin comprobante?, ¿Débito o crédito?