Faña denuncia funcionarios se beneficiarían de subasta ajo

El presidente del Sector Agropecuario del Partido Revolucionario Moderno (PRM) denunció en Puerto Plata que funcionarios del Gobierno se aprovechan la pandemia del covid-19 para continuar las importaciones innecesarias de productos agrícolas, con el fin de obtener beneficio personal y grupal, en perjuicio de los productores y consumidores del país.

En una reunión con dirigentes y productores agropecuarios en Puerto Plata, Faña citó de ejemplo lo ocurrido la semana pasada, de la subasta de 150,000 mil quintales de ajo, cuyos permisos de importación fueron vendidos a RD$7,000 el quintal, lo que plantea que el Gobierno sacará esos recursos al pueblo dominicano.

También denunció que el Ministerio de Agricultura obtuvo de esa operación beneficios de RD$6.00 por quintal de ajo subastado, proyectando una ganancia de RD$90 millones.

Calificó esa acción como un abuso que comete el Gobierno, al que le quedan pocos días en el Palacio Nacional.

Faña está recorriendo el país junto a otros miembros del sector agropecuario del PRM, en reuniones con productores para escuchar sus preocupaciones que afectan al sector.
Dijo que la falta de agua y la poca inversión por parte del Gobierno del PLD y su presidente Danilo Medina fueron las quejas más constantes de los productores puertoplateños.
Faña prometió que en un gobierno de Luis Abinader, los productores agropecuarios tendrán un trato distinto y afable, ya que considera que la producción nacional debe y tiene que ser motivada, inyectándole los recursos que sean necesarios para que el campo pueda avanzar.
La subasta de los 150,000 quintales de ajo la realizó la semana pasada la Bolsa Agroempresarial Dominicana (BARD), con sede en la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), que serán importados a partir de noviembre próximo, cuando se haya vendido la cosecha de Constanza, que ya fue negociada con comerciantes a RD$100 la libra.
Se informó que la primera puja de la subasta fue de RD$3,000 el quintal, pero terminó a RD$7,500 las 100 libras. Fue organizada por la BARD y el Ministerio de Agricultura, bajo la protesta de grupos de pequeños y medianos comerciantes de Santo Domingo que pedían la posposición de la subasta, debido a que perjudica a productores y consumidores de ajo.