“Homeschooling”, nombre del arte de educar en casa

El inicio del próximo año escolar en la República Dominicana, supondrá un reto para las familias, pues contempla que los centros de jornada regular dividan sus secciones en dos grupos, alternando entre la escuela y el hogar, como una medida para mantener el distanciamiento social, ante la pandemia de coronavirus.

Esta nueva realidad se convierte así en la ocasión perfecta para que los padres se interesen en aprender sobre “Homeschooling” o la educación en casa, modalidad que es definida por quienes la practican como “un estilo de vida”.

Tal es el caso de la pareja formada por Ana María y Ricardo Bagnouli, empresarios y educadores que desde hace ocho años educan a sus tres hijos de 6, 8 y 10 años en su propio hogar, proceso que, según explican, tiene un punto clave que es identificar cuáles son los intereses de los niños, y desarrollar actividades que contribuyan a nutrir esos intereses.

Para Ricardo Bagnouli la gran diferencia que hay entre educar en casa y el sistema tradicional de educación es que el primero te prepara para obtener un diploma y entonces ser “alguien en la vida”, mientras que para los padres que hacen homeschooling la educación tiene una connotación muy diferente.

“Los padres que decidimos educar a los hijos en casa es porque nosotros sabemos que los niños, desde que nacieron, ya son alguien que viene con un propósito, con dones, con talentos, que nosotros como papás es nuestro deber ayudar a descubrir esos talentos”, puntualiza Bagnouli.

El educador explica que otra de las ventajas de este tipo de formación es que al crecer, el mismo niño puede saber quién es él, y estar en capacidad de elegir la carrera que complemente su propósito. “Y luego no pase que esté divagando de una carrera a otra”.

Ana María, quien además es consejera familiar, explicó a Diario Libre que un aspecto importante, al elegir este tipo de formación para los hijos, es documentar el progreso académico de los niños.

Explicó que en los Estados Unidos, país donde reside y educa a sus hijos, el requisito para poder hacer homeschooling es que los niños sean evaluados una vez al año por un maestro certificado, quien da o no su aprobación al niño para pasar al siguiente grado escolar.

En los Estados Unidos existe una legislación específica para el homeschooling, lo cual no sucede en la República Dominicana y la mayoría de los países de América Latina, donde, si bien la ley no lo prohíbe, tampoco existen reglas definidas y establecidas al respecto.

“Esto tiene que ver con el aspecto gubernamental por país, y eso lo pueden encontrar los padres en el departamento de Educación”, indica Ana María, al tiempo que destaca que cada vez más familias se interesan por esta modalidad de enseñanza en América Latina.

Tanto Ana María como Rodrigo, quienes entrenan a padres que desean adoptar este estilo de vida, coinciden en que la organización es la clave para hacerlo de manera exitosa.

“Necesitamos crear una estructura de vida, más que una estructura académica. Cuando empiezas a educar en casa, vas ahora a incorporar la educación de tus hijos a tu diario vivir”, puntualiza Ana María.

Expone que el proceso para la educación de los hijos en casa incluye tomar en cuenta la manera de aprender de los hijos, sus talentos, sus inteligencias, lo que ellos son, a la vida diaria. “Entonces la familia pasa por un proceso de acoplamiento, para armar una estructura del día a día”, explica.

La experta aseguró que es posible equilibrar las horas de trabajo con el tiempo de estudio y las demás responsabilidades cotidianas, uno de los aspectos que abordan en el entrenamiento virtual que imparten, el cual tiene una duración de cuatro semanas, y empieza en julio 2020.

“Capitalizar los intereses naturales de los niños, potencializar su creatividad”, subrayan los educadores, quienes enfatizan además que no es necesario ser profesor para educar a los niños en casa.

“Tus hijos son un diseño original, y de ahí parte todo. Nosotros (los padres), estamos para acompañar ese diseño y descubrirlo. Estamos bendecidos al ser padre y madre, y tenemos una responsabilidad que asumir en el sentido de la instrucción de los hijos”, manifestó Ana María sobre la importancia de involucrarse en la educación de los niños.