Jessica Alba vuelve a la acción

Jessica Alba cumplió 39 años el pasado 28 de abril en su casa en Los Ángeles, en EEUU, en medio de las medidas de confinamiento por la pandemia de la COVID-19. Poco tiempo después, se anunció su vuelta a la acción como protagonista y productora de “Trigger Warning”, una película de la plataforma Netflix, en la que dará vida a una militar retirada.
El filme estará dirigido por Mouly Surya y escrito por Josh Olsen y John Brancato. En ella Alba hace el papel de una veterana militar con diversos traumas que hereda el bar de su abuelo e investiga y descubre las inesperadas causas de la muerte de su pariente, según informa la revista Fotogramas.
Además, entre sus proyectos figura ser la presentadora de una serie documental que se emitirá en el nuevo canal televisivo Disney+.

Alba soñaba con ser actriz desde pequeña. Cuando tenía 9 años sus padres se radicaron definitivamente en el estado de California.
Alba dejó el colegio normal en séptimo. “Tenía grandes sueños. Estaba muy centrada desde una edad muy temprana. Odiaba el colegio. No tenía amigos. No podía esperar para irme”, dijo la actriz a la revista Hello! Se centró en su preparación para los escenarios y acudió a escuelas de interpretación.
Su primera aparición en la pantalla fue en la película “Camp nowhere”, estrenada en 1994, cuando Alba entraba en la adolescencia.
Desde su debut, la actriz participó en otros títulos durante la década de los noventa como “Flipper” o “Venus Rising”.
Pero su gran oportunidad llegó en 2003 con “Honey”, en la que interpretaba a una coreógrafa a la que su mentor amenazaba con ponerla en una lista negra si no accedía acostarse con él. A partir de ahí ha formado parte del cartel de más de 25 películas entre las que se encuentran “Sin City”, “The fantastic four”, “The killer inside me” o “The englishman”.
Fuera de la pantalla. A pesar de ver su nombre por cines en todo el mundo, tomó un poco de distancia de los focos y del mundo del cine para centrarse también en su faceta empresarial. “No puedo no ser actriz porque es lo que siempre he sido, pero tampoco puedo deshacer el hecho de que he creado algo. Soy las dos cosas. Ambas son parte de mí”, dijo a Efe en una entrevista hace unos meses.
A ese algo creado por ella a lo que se refiere es “The Honest Beauty”, un proyecto empresarial centrado en la industria cosmética, que dio otra relevancia a su lado profesional y que la situó también en lo más alto del mundo emprendedor. Su línea se enmarca dentro de la cosmética natural, vegana y sencilla.
Gracias a las redes sociales, la actriz ha llevado sus rutinas de cuidado de la piel y sus trucos de maquillaje a todo el mundo, acompañando sus productos.
Para ella, cuidar la piel es fundamental y cree que es “la base de toda buena rutina de belleza”. Pero, además de compartir estos hábitos, también publica animados vídeos en los que aparece con sus hijas y su marido.
Alba y su esposo, Cash Warren, se conocieron durante el rodaje de “The fantastic four” que se estrenó en 2005, pero no se casaron hasta 2008.
Poco después de la boda, vino al mundo su primera hija, Honor. Heaven, la segunda hija del matrimonio, nació en 2011.
En 2017, Alba anunció con un vídeo en Instagram que estaba esperando su tercer vástago. En ese momento no reveló su sexo, pero fue un niño al que llamaron Hayes.