Katy Perry consideró suicidarse tras ruptura con Orlando Bloom y el fracaso de su último disco

Hace solo tres años, a Katy Perry le tocó estar en el lado oscuro, del que señaló que solo encontró salida gracias a la fe.

En una entrevista a SiriusXM, la californiana aseguró que se planteó incluso el suicidio cuando tocó fondo. Y todo como consecuencia de dos batacazos, uno sentimental y otro profesional. La relación con el que ahora es su prometido y padre de su futuro bebé, Orlando Bloom, se rompía en 2017, coincidiendo con el fracaso de ventas de su álbum Witness, que vendió diez veces menos que el anterior, Prism.

«Mi carrera subía y subía, luego llegó el cambio, que no fue tan grande visto desde fuera, pero para mí fue un terremoto», aseguró la cantante.

Según reseña el medio 20 Minutos, por suerte, echó mano de la fe para salir del pozo y no cometer una locura.

«Mi esperanza es que algo más grande que yo me creó con un propósito y me creó por una razón, y que no soy desechable. La gratitud es probablemente lo que me salvó la vida, porque, si no, me habría revolcado en mi propia tristeza y probablemente habría saltado», desveló la norteamericana. Así, encontró al forma de ser agradecida. «Si las cosas se ponen muy duras, digo: ‘¡Estoy agradecida, estoy agradecida!», sostuvo.

La artista ha vuelto a ser feliz, volvió con el actor y está esperando un hijo con él.