La conexión de las hermanas Williams dentro y fuera de las canchas

Con Venus cumpliendo los cuarenta, lo celebra el 17 de junio, y Serena próxima a los 39 años, el 26 de septiembre, las hermanas Williams siguen en la brecha, tras un cuarto de siglo donde han sido toda una referencia en el mundo del deporte y, en particular, en el tenis.

Desde que Venus debutara en 1994, un año antes que Serena, la historia del tenis se narra en un antes y un después de las Williams. Ambas han sido número uno, han ganado más de 120 torneos entre ambas, más de 130 millones de dólares en premios, nueve medallas olímpicas y el reconocimiento de un público entregado a su juego y fortaleza.

Porque la aparición de las Williams, en aquellos años noventa, cambió la concepción de las tenistas. Ambas impusieron su fuerza y destreza para ir doblegando rivales.

Primero Venus y poco después Serena. Venus fue la primera afroamericana en ser número uno del tenis, en febrero de 2002, poco antes de que Serena también fuera la primera entre las tenistas.Entre ambas han ganado 30 Grand Slam, 23 Serena, 7 en el caso de Venus. Los conseguidos por la pequeña (7 Abiertos de Australia, 3 Roland Garros, 7 Wimbledon y 6 Open USA) están a uno sólo de los ganados por la australiana Margaret Court.

«Yo no juego sólo para divertirme. Perder no es realmente divertido», reconocía Serena el pasado enero durante su participación en el Abierto de Australia, donde no pudo igualar el récord de Court.Serena es actualmente la número 9 del mundo, después de ser madre en septiembre de 2017 y regresar a las pistas en marzo de 2018.

Desde entonces sólo ha ganado un torneo, Auckland 2020, y ha perdido seis finales, incluidas Wimbledon (2018 y 2019) y el Abierto de Estados Unidos (2018 y 2019).“Llevaba dos años esperando este momento», argumentaba la pequeña de las Williams celebrando el torneo número 73 de una carrera en la que ha ganado 834 partidos y ha logrado más de 92 millones de dólares en premios.

Venus, a la sombra de su hermana en el último decenio, ganó su último torneo en 2016, Kaohsiung (Taiwán), aunque fue finalista en el Abierto de Australia de 2017 y en Wimbledon el mismo año.Ahora la mayor de las Williams ocupa el puesto 67 de la WTA (Asociación femenina de tenis). En su palmarés brillan los 49 torneos ganados, siete de ellos Grand Slam (5 Wimbledon y 2 Open USA), además de los 41 millones de dólares conseguidos en premios.

La conexión de las hermanas Williams tiene una versión destacada en la participación de ambas en los Juegos Olímpicos. Venus es la tenista más condecorada en la historia olímpico, con cinco medallas (cuatro oros y una plata); tres de ellas con su hermana en el torneo de dobles (Sídney 2000, Pekín 2008 y Londres 2012). Serena suma cuatro, las tres citadas junto a Venus y el oro individual en Londres 2012.LOS NEGOCIOS DE LAS WILLIAMS.

Orgullosas de su pasado y sus logros, las Williams no descuidan su futuro. A sus 40 años, Venus es una experimentada empresaria. A su negocio de diseño de interiores, V Starr Interiors, que creó en 2002, se une su marca de ropa deportiva, “EleVen”, a la que ha añadido recientemente su propia línea de cosmética.

«Como atleta y tenista profesional he pasado la mayor parte de mi vida al aire libre, por lo que me he visto obligada a crear una colección de artículos para el sol con la que puedas protegerte a diario”, explica la tenista en un mensaje de bienvenida en la web de su marca.Soltera, rompió en 2019 con su novio Nicky Hammond, Venus se declara vegana.

«Empecé a comer crudo y vegano por razones de salud», explica la tenista en la edición estadounidense de la revista Women’s Health.Venus reconoció en 2011 que sufre el síndrome de Sjögren, una enfermedad que produce fatiga y dolor en las articulaciones, razón por la que cuida su alimentación. “Trato de hacer la mayoría de mis comidas crudas y veganas, pero soy humana y hago un poco de trampas”, bromeaba la tenista.

Por su parte, Serena, madre de Alexis Olympia, nacida el 1 de septiembre de 2017, fruto de su relación con el cofundador de Reddit, Alexis Ohanian, también conoce el mundo empresarial de la moda.La ganadora de 23 Grand Slam suele deslumbrar en sus partidos con sus peculiares vestimentas, muchas de ellas creadas por ella misma, y pertenecientes a su firma S by Serena.

Los diseños de Serena Williams han desfilado en pasarelas como la de la Semana de la Moda de Nueva York. Además, en 2014 creó Serena Ventures, una sociedad de inversiones que apoya a empresas fundadas y dirigidas por mujeres negras y jóvenes emprendedoras. También tiene participaciones en la UFC, la empresa que organiza los grandes espectáculos de artes marciales mixtas, y en los Miami Dolphins, equipo de fútbol americano, donde también tiene acciones Venus.

La conexión de las hermanas Williams, ambas son testigos de Jehová y muy activas en temas de racismo, está más allá de las pistas de tenis, donde se han enfrentado en más de treinta ocasiones. En la última ocasión, en agosto de 2018, ganó Serena, “el mejor partido que he jugado contra ella”, confesaba la pequeña de las Williams. Para Venus, su hermana “es la mejor tenista que ha existido”. Ambas siguen en activo pero cuidando sus negocios.