La corriente del progreso

Por Ramón Ventura Camejo

Las obras, los resultados de los gobiernos que hemos tenido desde el 1978, es decir en los últimos 42 años, nos informan que para estas elecciones del 5 de Julio del 2020 se enfrentan dos corrientes políticas que se han caracterizado, una por conducirnos al progreso, y la otra por llevarnos al retroceso en sus respectivos gobiernos.

En esta coyuntura vivimos una situación catastrófica, excepcional, con esta pandemia en que nos enfrentamos a un enemigo invisible y desconocido.

La estabilidad económica y la preservación de la salud se ven cada día más amenazadas en el mundo por la crisis, y la mayor expectativa de todos es ahora reducir el impacto de este fenómeno singular.

Al final de su período de ocho años, el gobierno del PLD y del presidente Medina hemos respondido a las esperanzas de los ciudadanos de una mayor inversión en educación y alcanzar una mejor calidad educativa, resolver el problema energético, hacer sostenible el crecimiento económico, reivindicación de la zona rural a través de metodologías innovadoras como las Visitas Sorpresa, el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, reducir la pobreza y crear miles de empleos, es decir creando una sociedad de oportunidades para todos. 

¿Y qué dicen los informes oficiales, locales e internacionales, de los resultados de la corriente del retroceso cuando ha gobernado el país? El ciudadano dominicano solo recuerda experiencias muy negativas que, para no caer en la retórica tradicional de la política de amigos y enemigos como la define Carl Schmitt , solo mencionaré algo que todos queremos olvidar, la grave crisis económica financiera.

Es decir que de nuevo estamos en la lucha como ha dicho alguien entre regresión y progresión.

Pero, además, el presidente Medina ha respondido a las principales demandas en la actual pandemia de preservar la salud y reducir el malestar  social que pone de manifiesto su capacidad de estadista y su sensibilidad social y humana, con programas como el Quédate en casa, programa FASE, programa Pa’Ti y el de la garantía y el financiamiento para las micro y pequeñas empresas.

¿Y cuál ha sido la reacción de los candidatos ante esta situación tan dramática que vivimos los dominicanos? Bueno, mientras un opositor aparece de manera plácida observando el drama por televisión y el otro conceptualizaba sobre lo que se debía hacer o no hacer, Gonzalo ha estado en la calle del medio, ayudando a los sectores que solicitaban una mano amiga, lo que le ha merecido ser denominado como Gonzalo, el Presidente solidario.

Ante esta desconocida situación que afecta a todos los dominicanos, se requiere de un Presidente que cuente con el apoyo de una organización exitosa como el PLD, de un experimentado estadista y que se haya forjado de manera personal en el esfuerzo por la superación con espíritu emprendedor y capacidad gerencial y que, además, tenga la actitud para reaccionar de manera creadora y gestionar con éxito las crisis que pueden aparecer.

Las más recientes encuestas nos traen las noticias de que Gonzalo Castillo está en la vanguardia de las preferencias electorales por la forma inteligente, humana y valiente como ha respondido a la situación presente. Es por ello que su propuesta programática de concentrarse en preservar la salud y recuperar la economía, le están mereciendo la credibilidad y la confianza ciudadana. 

Son estos los factores que han inducido a que Gonzalo Castillo sea denominado como el Presidente solidario. 

Es por ello que en las elecciones del 5 de Julio saldrá triunfadora la corriente del progreso.