La Fed prevé meses «difíciles» para la economía de EE.UU. por repunte de COVID-19

Estados Unidos se encamina hacia meses «difíciles» en el plano económico por el resurgimiento de la pandemia de COVID-19, mientras el potencial impacto de una vacuna sigue siendo incierto, advirtió el presidente del Banco Central.

«El aumento de casos de COVID-19, aquí y en el extranjero, es preocupante y podría tener consecuencias difíciles durante los próximos meses», dijo Jerome Powell en un discurso preparado para su audiencia ante el Senado el martes y publicado este lunes.

Las noticias recientes en el frente de las vacunas son «muy positivas a medio plazo», pero «persisten importantes desafíos e incertidumbres, incluido el momento, la producción y la distribución» de una o más vacunas, señaló.

Además, observó, sigue siendo difícil evaluar la magnitud del impacto económico con «algún grado de confianza».

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien acudirá al Senado junto con el jefe de la Fed, defendió las medidas del gobierno subrayando el crecimiento histórico registrado en el tercer trimestre

«Los estadounidenses están retornando al trabajo», dijo. «El informe sobre el empleo de octubre muestra que la economía recuperó 12,1 millones de empleos respecto a todos los puestos de trabajo perdidos en razón de la pandemia».

El sector privado de servicios, que incluye a las industrias más afectadas por las medidas tomadas para contener el coronavirus, recuperó 58% de los empleos perdidos.

El secretario de Donald Tump, que dejará su lugar en enero a Janet Yellen, expresidenta de la Fed, dijo que el gigantesco plan de ayuda adoptado a fines de marzo, por unos 2,2 billones de dólares, permitió amortiguar el impacto de la pandemia.

Subrayó sin embargo que el resurgimiento del virus, que se acompañó de nuevas y drásticas medidas, contravino los «notables avances» registrados en el tercer trimestre y afectó «gravemente a las empresas y los trabajadores estadounidenses».

Las negociaciones en el Congreso para llegar a un plan de relanzamiento de la economía están empantanadas desde hace meses.

Aunque los jefes republicano y demócrata del Senado, Mitch McConnell y Chuck Schumer, llamaron el lunes a adoptar nuevas medidas antes de fin de año, también se culparon mutuamente por la falta de acuerdo.

– Un paquete de ayudas «específicas» –

Mnuchin instó a su vez al Congreso a emplear 455.000 millones de dólares en fondos de ayuda de emergencia no utilizados para impulsar una nueva ronda de medidas específicas de asistencia económica para hogares y empresas.

«Basado en datos económicos recientes, sigo creyendo que un paquete de presupuesto específico es la respuesta federal más apropiada», dijo en declaraciones preparadas para la audiencia ante la Comisión Bancaria del Senado.

Las audiencias se llevarán a cabo luego que la Fed anunciara el lunes la prórroga por tres meses, hasta el 31 de marzo de 2021, de las líneas de crédito empresarial puestas en marcha en marzo para amortiguar las consecuencias económicas provocadas por la pandemia.

La poderosa institución precisó que esta decisión recibió el visto bueno de Hacienda, que sin embargo había indicado la semana pasada que estos programas de emergencia debían finalizar como estaba previsto el 31 de diciembre a pesar de las protestas de la Reserva Federal.

El gobierno de Trump había pedido a la Reserva Federal que devolviera los 455.000 millones de dólares en fondos no utilizados bajo estos programas, una decisión fuertemente criticada tanto por economistas como por políticos.

Los partidarios del presidente electo Joe Biden vieron esa solicitud como una manera de perjudicar al gobierno que asumirá el 20 de enero.

La Fed, que también salió de su silencio criticando públicamente al Tesoro, estimó este lunes que estas líneas de crédito son «cruciales para la financiación de los mercados de corto plazo» y garantizan «el flujo de crédito que la economía necesita actualmente».

Si bien la Reserva Federal no puede otorgar préstamos directamente a hogares y empresas, puede sí invocar poderes de emergencia para facilitar los préstamos y fomentar nuevos créditos.