LDF detalla por qué continúa pese a casos positivos del COVID-19

La Liga Dominicana de Fútbol (LDF) ha realizado pruebas para detectar casos del coronavirus dentro de los actores del circuito nacional y en ambos han salido casos positivos.

La primera ocasión ocurrió el pasado 9 de octubre y se detectaron 16 casos positivos, de 204 personas que “componen las plantillas de los ocho clubes”, reportó la LDF en ese entonces a través de un comunicado difundido por Instagram. Uno de los seguidores de la cuenta @ldfcomdo cuestionó si habría o no partidos para esa fecha. El pasado 23, también por la misma vía, la LDF informó sobre la prueba PCR de COVID-19 a 198 y que seis dieron positivos, de los que cuatro son atletas. En algunas deportes se han pospuesto partidos por esos casos. Pero ¿por qué no se ha detenido la liga o los partidos que han visto a actores involucrados?

El director ejecutivo de la Liga, Francisco Paillot, explica parte de las razones sobre el porqué la liga ha continuado.

“Para que un equipo pueda pedir el aplazamiento de partido tienen que dar al menos siete casos positivos en ese equipo”, señaló Paillot.

En otras ligas de fútbol, señala, eso es lo que ha ocurrido. En República Dominicana “hasta que más de siete jugadores -o al menos esa cantidad- no den positivo, no se aplaza el juego”.

Es por eso que este fin de semana continuó la liga.

Es por eso, agrega, que se está permitiendo la ampliación de las plantillas para que dada la circunstancia se produzca un número de casos positivos, entonces entren los jugadores reservas. Aunque, precisa, también se deben testear las reservas.

Si es que la plantilla tiene una reserva de 15 jugadores, también deben de pasar por el proceso de una prueba contra el COVID-19.

“Esos 15 son testeados”, señala. “Es el costo de una plantilla más larga. Es una ventaja de flexibilidad, pero hay que mantener una plantilla viva y sana”.

Si las pruebas realizadas encuentran la cantidad de casos positivos, entonces la LDF también tiene su forma planteada de responder.

“El equipo (afectado) puede pedir el aplazamiento, pero si tiene reserva -sana- para reemplazar (a esos afectados) puede seguir” en la competencia, apunta Paillot.

Paillot dijo que la asistencia a los estadios está autorizada “hasta un 15 por ciento” de la capacidad de la instalación.

Eso está “autorizado por el Ministerio de Salud”, dijo.

Con la asistencia de público, la LDF se convierte en la primera liga que permite público en sus estadios, algo que de momento no contempla el béisbol otoño-invernal a partir del 15 de noviembre. “Es un gran mensaje”, señala Paillot. “Es la primera liga que permite eso. Esto implica mucha responsabilidad”.

La liga se juega en una fase de grupos con los circuitos Norte y Sur en un recortado campeonato de seis jornada, debido al COVID-19.