Los beneficios de la vitamina E para la salud

Cada vitamina en el cuerpo ejerce una función que debemos aprovechar para mantenernos saludables, entre las tantas está la E, que es una vitamina soluble en grasas que estimula el sistema inmunológico, ayuda a que la vitamina K ejerza su función anticoagulante y favorece la actividad de la vitamina A, ya que evita su oxidación en el intestino.

La cantidad diaria de cada persona varía de acuerdo a la etapa de vida, en la infancia y durante la lactancia una persona requiere aproximadamente 19 miligramos; mientras que las demás tan solo 15.

Los malos hábitos, como fumar, son responsables de que el cuerpo no la aproveche eficazmente, causando un déficit en el organismo; por lo demás es fácil obtenerla sin mayores complicaciones a través del consumo de los aceites vegetales como el de oliva, girasol, maíz, y soja; así como los frutos secos, las almendras, nueces, avellanas, pistachos y semillas de girasol y auyama.

Asimismo, se pueden encontrar en las hortalizas de hojas verdes como la espinaca, la borraja o el brócoli, y alguna fruta fresca como el aguacate y el mango; mientras que los albaricoques, las pasas, el melocotón y los dátiles en estado disecado contienen la vitamina E. Otras fuentes en menor proporción son las grasas animales como el aceite de hígado de bacalao, pescados y vísceras.