Los helechos y las orejas de ratón, sácales provecho para decorar sin afanes

La gente común y corriente podría catalogar a estas plantas como males en la pared o el suelo. Por un lado el helecho se asocia con la humedad y el deterioro de paredes y, por el otro la también llamada dichondra repens por ser una invasora de los suelos áridos y muy arenosos.

Ambas de simpleza encantadora, bien puede resaltar cualquier espacio del hogar sin necesidad de que te afanes en cuidados por ellas; la cuestión estará en verlas con buenos ojos.

Los helechos. Su principal enemigo es el viendo; por lo demás puedes colocar en semisombras y en las alturas de un balcón en macetas con las que puedes jugar para lograr una gran bola verde que limpiará el aire de contaminación. También son ideal para jardines verticales. Si deseas sembrarlo en maceta deberás poner piedras de río y jícaras de coco para mantener la humedad.

Dichondra repens. A diferencia del césped o grama no te exigirá sol, ni poda; porque se adapta a cualquier espacio que carezca de excesos de humedad. Son bonitas, delicadas y crecen en un abrir y cerrar de ojos; no causan problemas a otras plantas, por lo contrario, las puedes aprovechar para complementar en el espacio. Si quieres hacer un jardín colgante también es una excelente idea que refrescará el ambiente. Para tenerla en maceta, procura tierra arenosa que garantice el drenaje.