Margarita cuenta la historia de su amor con Leonel

Margarita Cedeño es la vicepresidenta de la República y candidata a repetir en el cargo, pero también es una mujer que, al igual que otra, tiene una vida privada, la cual comparte con el tres veces expresidente de la República, Leonel Fernández, quien abandonó el partido en el cual se conocieron y decidieron formar una familia.

Parecería un poco complicado el escenario que vive la funcionaria, pero ella lo ve como una situación que se dio y que tuvo que asumir luego de reflexionar mucho sobre el bienestar del país y de la organización (Partido de la Liberación Dominicana) en la que siempre ha militado, al tiempo que seguía su matrimonio y las críticas llovían sobre ella.

Margarita contó que conoció a Leonel Fernández en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde estudiaba Derecho. Dijo que en esos tiempos, desde que se entraba a esa academia, “había que fijar una posición política”.

Expresó que Fernández fue su profesor y que luego fueron amigos por alrededor de 20 años antes de surgir el amor entre ellos. Junto a Leonel, y otros compañeros como el presidente Danilo Medina, Temístocles Montás, Reinaldo Pared empezó a conocer el mundo político.

Cedeño habló con Santiago Matías, conocido como Alofoke en su programa “Sin Censura”. A él le narró cómo se convirtió en novia del expresidente y luego su esposa, así como también su entrada a la política.

¿Cómo se enamora Leo? , le pregunta Alofoke de repente.

“No puedo decir esos tips, no vaya a decir alguna que él la está enamorando, pero hubo, antes que ser y descubrir que realmente había un amor, un amor sincero, un amor como lo define Gilberto Santa Rosa, un amor para la historia, como dos almas gemelas, antes de descubrir eso, hubo amistad de 20 años, claro que sí”, subrayó.

“Fue muy lindo”, respondió sonriendo cuando le cuestionó cómo Fernández “le pidió amores”.

Para ese entonces ya tenía a sus hijos mayores y se había divorciado de su primer esposo.

Sobre su matrimonio con él dijo que: “No nos pudimos casar así de inmediato, yo no quise porque en ese tiempo él estaba ya como presidente, entonces casarme era como bueno: “ella llegó de arribista a ser primera dama, entonces no, yo quise esperar que terminara él su gestión y que no iba a volver”. La unión se realizó en 2003.

De la salida de su esposo del partido en el cual militó por 46 años, Margarita dijo que esa situación le afectó mucho, pero que se apoyó mucho en su familia, lo cual no le impidió derrumbarse.

“Mucho, mucho, muchísimo”, respondió cuando Matías le preguntó si había llorado por ello.

“Yo me acuerdo que nos reunimos ahí ese domingo cuando él dio su discurso, yo me apoyé en mi familia, en mis hijos y bueno, yo ahí sí que me caí”, relató.