Mortalidad de COVID-19, mayor en personas con males crónicos

La tasa de mortalidad entre las personas infectadas con coronavirus que además padecen enfermedades crónicas es 12 veces más alta respecto a otros que se contagian de COVID-19, señala un nuevo reporte del Gobierno estadounidense publicado el lunes.

El reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) subraya los peligros planteados por problemas cardíacos, diabetes y enfermedades pulmonares. Son los tres principales problemas de salud encontrados en pacientes con COVID-19, indica el reporte.

El informe está basado en 1,3 millones de casos confirmados de coronavirus que fueron reportados a la agencia desde el 22 de enero hasta finales de mayo.

La información sobre otros problemas de salud estaba disponible para apenas 22% de los pacientes. Muestra que 32% padecía problemas cardíacos, 30% tenía diabetes y 18% una enfermedad crónica pulmonar, como asma o enfisema.

Entre los pacientes con una enfermedad crónica, alrededor del 20% falleció, comparado con el casi 2% de aquellos que de otra manera estaban sanos. Los enfermos de COVID-19 que padecían una enfermedad crónica también tenían seis veces más probabilidades de ser hospitalizados: 46%, contra casi 8%.

Las personas con enfermedades crónicas “son mucho más propensas a sufrir efectos graves del COVID-19, pero no podemos perder de vista el hecho de que personas previamente sanas también pueden enfermarse de gravedad e incluso morir”, dijo en un comunicado la doctora Leana Wen, médica de emergencias y especialista en salud pública de la Universidad George Washington.

La información sobre raza y etnia, disponible para poco menos de la mitad de los pacientes, muestra que 36% eran blancos, 33% hispanos, 22% de raza negra, 4% asiáticos y alrededor de 1% indios-estadounidenses. Aunque esas cifras están incompletas, asemejan a las de otros reportes que encontraron que las minorías han sido afectadas de manera desproporcionada por la pandemia.

En general, con base en la información disponible, el 14% de los pacientes fueron hospitalizados y 5% falleció. Entre los pacientes de 80 años o más que murieron, la mitad padecía una enfermedad crónica.

Un número aproximadamente igual de hombres y mujeres se contagiaron, pero los hombres tenían más probabilidades de desarrollar síntomas graves, de acuerdo con el reporte.