Mujeres advierten de agenda ‘antiderechos’

Más de 40 organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres se mostraron preocupadas por la promoción de una “una agenda conservadora antiderechos que busca invisibilizar a las mujeres y sus necesidades, y mantener la discriminación y subordinación”.
El colectivo afirma que el país arribará a las elecciones del 5 de julio en medio de una pandemia donde las mujeres serán las más golpeadas por el desempleo, los bajos salarios, el cuidado de personas enfermas, las nuevas responsabilidades domésticas, la violencia de género y la falta de acceso a servicios seguros de salud reproductiva.
“En cada proceso electoral sectores conservadores intentan canjear los derechos de las mujeres con promesas de votos a favor de las candidatas o candidatos que se presten a tal maniobra”, advirtió.
Reiteró que rechazan que “actuales legisladores y aspirantes al Congreso apoyen mensajes y firmen acuerdos que violan los derechos fundamentales de las mujeres a la vida y la salud”.
Señalaron que desde hace más de 20 años, el movimiento de mujeres lucha por la despenalización del aborto en tres causales.
“Muchas encuestas demuestran que la mayoría de la población dominicana apoya estas causales, y todos los órganos de garantía de derechos humanos han calificado la penalización absoluta del aborto como acto de violencia, crueldad y tortura. Lamentablemente, la República Dominicana es uno de los pocos países en el mundo que mantiene la penalización total”, indicó.
La agrupación manifestó que la incoherencia y la negación de derechos no pueden ser la vía para intentar llegar a una posición electiva o mantenerla.
Además, denunció los “ataques permanentes y el acoso de diversas iglesias a candidatas y candidatos que muestran compromisos con la defensa de los derechos de las mujeres, la no discriminación y la inclusión social”.
El colectivo recordó a los legisladores y aspirantes al Congreso que su función es legislar para toda la sociedad, independientemente de la orientación política o religiosa, así como representar a sus electores bajo el mandato constitucional de la igualdad y la no discriminación.