Por qué hacer la cama debe ser tu acción más importante del día

No solo es una buena forma de empezar el día, según los expertos es un modo de completar con éxito la primera tarea del día. Un ejercicio de meditación consciente que sirve para preparar los retos que vendrán a lo largo de la jornada. Y solo te tomará tres minutos.

“Si haces tu cama todas las mañanas, habrás realizado la primera tarea del día. Te dará un pequeño sentimiento de orgullo y te alentará a hacer otra tarea, y otra, y otra. Y para el final del día, una tarea realizada se habrá convertido en muchas tareas realizadas”, afirmó durante un discurso multitudinario William H. McRaven, militar que formó parte del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos, autor del libro “Hazte la cama y otros pequeños hábitos que cambiarán tu vida y el mundo”, convertido en rector de la Universidad de Texas.

McRaven ha hablado mucho sobre todos los efectos que tiene este hábito matutino (para él es un gesto de disciplina) el resto del día. Y sí, todo eso afecta a nuestra productividad. Así lo manifiesta Charles Duhigg en su libro The Power of Habit: “Hacer la cama por las mañanas se relaciona con una mayor productividad, una mayor sensación de bienestar y mayores habilidades para cumplir con un objetivo”. De hecho, son muchos los psicólogos que asocian el hecho de hacer esta tarea por la mañana con personas activas y organizadas.

Y es que realizar pequeños comportamientos automáticos sirve para reforzar la autoestima y organizar tu mente. Por eso es tan importante inculcar este hábito desde pequeños. Los padres que enseñan a sus hijos que empiecen a hacer la cama desde pequeños lograrán que estos ganen autonomía al ser la primera responsabilidad que otorgamos a los menores, opinan los psicólogos.