Qué es el número K, uno de los factores clave para controlar la propagación de la covid-19

Mientras continúa la carrera por encontrar tratamientos y vacunas para el coronavirus, científicos en diversas partes del mundo tienen también otro blanco en la mira: los eventos de superpropagación, aquellos en los que una persona infecta a muchas otras.

Y, hay un factor que es clave para entender por qué se producen estas situaciones: el número K.

¿Qué es el número K?

Durante la pandemia, el foco se ha centrado en el número de reproducción básico o R0.

Este hace referencia a cuántas personas un individuo infectado puede, en promedio, pasar el virus.

Sin embargo, no todos los portadores del coronavirus se lo transmitirán al mismo número de gente.

Algunos se aislarán y no contagiarán a nadie, mientras que otros continuarán con su vida con normalidad e infectarán a mucha gente.

Aquí es donde el número K se vuelve útil, ya que mide la diferencia de a cuánta gente contagia una persona infectada.

Es decir, K es el valor estadístico que nos dice cuánta variación hay en esta distribución.

Por regla general, cuanto más bajo es el número Kmenos son los que están transmitiendo la enfermedad a otros.

Esto significa que hay más superpropagadores, individuos que infectan a un número mayor de personas.

Según explica Adam Kucharski, profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM, por sus siglas en inglés), entre el 10% y 15% de la gente es responsable del 80% de las infecciones.

«Típicamente, lo que ocurre es que hay mucha gente que no le pasa la infección a nadie», dice el experto.

«Pero luego hay un puñado de eventos en los que ves una gran cantidad de transmisión, en los que se contagian potencialmente cinco, 10, o 20 personas. Y eso lo hemos visto desde el principio con la covid-19».

Por qué ocurren eventos de superpropagación

La covid-19 se contagia a través de las partículas de virus que expulsa una persona infectada.

Cuán infecciosa es una persona depende de varios factores, que varían dramáticamente de persona en persona, incluyendo:

  • La dosis del virus en la infección original
  • Cuánto tiempo lleva infectada la persona
  • La gravedad de sus síntomas

Pero es su comportamiento lo que las hace más infecciosas y lo que da lugar a los eventos de superpropagación.

«Si alguien, en el momento en que más transmite la enfermedad, participa en una reunión que dura todo el día y a la que asiste un gran número de personas, y luego va a cenar, es muy posible que ocurra un evento de superpropagación», afirma Kucharski.

«Si esa persona pasó la noche en su casa, puede que no haya generado ninguna transmisión».