¿Qué puede pasar si tienes una abstinencia sexual prolongada?

Hemos dicho muchas veces que el sexo tiene beneficios para la salud, ¿verdad? Disminuye los riesgos cardíacos, es un analgésico natural, sirve para reducir el estrés, también para quemar grasas y además es placentero. Pero qué pasa cuando se tiene una abstinencia sexual prolongada.

En primer lugar, debemos definir a qué llamamos abstinencia sexual. Los motivos por los cuales se da esta situación pueden ser diversos, pero en efecto se habla de abstinencia sexual cuando no se utilizan los genitales para la actividad sexual, por lo que no se limita solamente a las relaciones con otras personas sino que también a la masturbación.

La abstinencia prolongada puede evidenciar situaciones que ya están presentes en la personalidad de la persona. Por ejemplo, si la persona tiene a emocionarse negativamente, la abstinencia puede amplificar esta situación.

Durante la abstinencia prolongada, las personas pueden desarrollar parafilias, que es cuando el placer no se encuentra en la actividad sexual, sino que en otra actividad, o también comportamientos anómalos. Lo ideal, para una persona activa, que estudia, trabaja y hace deportes, sería no abstenerse más de un mes.

Pero, ¿en efecto puede ser algo negativo? La respuesta es que no necesariamente. Hay personas que, como dijimos, pueden tener diferentes motivos para evitar las relaciones sexuales. Por ejemplo, una de ellas puede ser la viudez o la presencia de una enfermedad. Si esta situación no le genera incomodidad, no debería representar un problema.

En el caso de las parejas, es una buena idea practicar actividades físicas que aportan beneficios similares, como el yoga, como el baile o actividades sensoriales placenteras. Buscar la cercanía física y la intimidad, independientemente de la relación genital.