Reglas de béisbol: sanción por la interferencia que comete el fanático

Además de los jugadores, para los fines de esta regla, el fanático/espectador, puede incidir en una jugada, en una bola tirada o bateada.

Se establece que la bola queda muerta en el momento de interferencia y el árbitro impondrás las sanciones que a su juicio puedan anular el acto de la interferencia. Los árbitros en conjunto, se plantean un escenario sin esa interferencia y mueven a él o los corredores hasta las bases que pudieron alcanzar si la jugada no era detenida.

Nos explican los árbitros Agustín Brea y Nelson Cruz, que para marcar la interferencia del fanático, el árbitro levanta sus dos brazos, deteniendo el juego y con la mano derecha, agarra la muñeca izquierda y luego convoca a reunión, para definir las penalidades.

Ejemplo 1: si el árbitro considera que una bola bateada seria atrapada por el fildeador, cantará out al bateador y los corredores avanzarán o no, dependiendo de la sitaución de momento.

Nota: si es un fly profundo y hay posibilidad de pisa y corre, así será manejada la jugada.

Aunque usted no lo crea y lo encuentre fuera de lógica, imagínese un partido Licey/Aguilas/Licey, un out, carrera del gane en la tercera, flay profundo a cualquiera de los jardines, corredor listo para el pisa y corre, un fanático se mete e interfiere al fildeador en la jugada. Agréguele que sea el último partido de la Serie Final y según lo establecen las reglas, los árbitros decretan el out para el bateador corredor, matan la bola y mandan al corredor de tercera al home-plate, bajo la presunción de que, por la profundidad del batazo, anotaría de cualquier manera.

Esa jugada puede pasar aún sea en zona “foul”, si el fildeador muestra intención de atrapar la bola, lo que también deja “a juicio del árbitro”, la decisión final.

La regla de béisbol aclara la diferencia que hay entre entre una bola que ha sido tirada o bateada dentro de las gradas, que toca a un espectador y desde ese momento la bola está fuera de juego aun cuando rebote hacia dentro del terreno, y un espectador que penetra dentro del campo de juego o alcanza sobre, por debajo o a través de una barrera o valla y toca una bola en juego, o haciendo contacto o de otra manera interfiere a un jugador.

El segundo de los casos es evidentemente intencional y será tratado como una interferencia intencional conforme a la Regla 6.01 (d): El bateador y los corredores serán situados donde a juicio del árbitro habrían estado de no haber ocurrido la interferencia.

En el caso de interferencia con un defensor que intenta jugar una bola bateada o tirada por parte de los miembros del equipo al bate o “coaches” de base, exceptuados en la Regla 6.01 (d) véase la Regla 6.01(b). Refiérase también a la Regla 5.06 (c)(2), 5.06 (c)(6) y 5.05(b)(4), que cubre la interferencia de un árbitro, y la Regla 5.09(b)(3) que cubre la interferencia por parte de un corredor.

La decisión sobre si una interferencia es intencional o no será tomada sobre la base de la acción de la persona.

Ejemplo 2: un carga bates, encargado de recoger las bolas, policías, etc., que trate de evitar el ser tocado por una bola tirada o bateada pero a pesar de eso es tocado por dicha bola, estaría comprendido en la interferencia no intencional. Sin embargo, si patea la bola o la empuja o la atrapa de alguna forma, eso se considera una interferencia intencional, sin tener en cuenta cuáles puedan haber sido sus intenciones.

JUGADA: El bateador conecta un batazo por el campo corto, el short stop coge la bola pero tira mal a primera base. El coach de primera base, tratando de evitar ser golpeado por la bola tirada, se cae sobre el terreno y el primera base en su recorrido para recuperar la bola tropieza con el coach; finalmente, el bateador-corredor se detiene en tercera base.

El interrogante que se plantea es si el árbitro debe declarar interferencia por parte del coach. Esto sería a juicio del árbitro y si él considera que el asistente hizo todo lo que pudo para evitar interferir en la jugada, no debe ser declarada interferencia. Si le parece al árbitro que el asistente sólo estaba aparentando que trataba de no interferir, debe decretar la interferencia.

Ninguna interferencia será admitida cuando un defensor se extienda sobre una valla, una barandilla, una cuerda o dentro de una grada tratando de coger una bola. Él hace eso a su propio riesgo.

Sin embargo, en los casos en que un espectador se extienda hacia fuera sobre el lado del terreno de juego de dichas vallas, barandillas o cuerdas, y claramente impida que el defensor pueda coger la bola, entonces el bateador debe ser declarado eliminado por la interferencia del espectador.

EJEMPLO: Corredor en tercera base, un out y el bateador conecta un batazo de fly a lo profundo de los exteriores (de fair o de foul). El espectador interfiere claramente con el exterior que trata de atrapar el fly.

El árbitro declarará eliminado al bateador por la interferencia del espectador. La bola se declarará muerta desde el momento de la decisión. El árbitro decide si debido a la distancia en que fue conectada la bola, el corredor de tercera habría anotado después de la atrapada si el defensor hubiera atrapado la bola, la cual fue interferida por el espectador, por lo tanto, la anotación del corredor es permitida.

Éste no sería el caso si dicho batazo de fly fuera interferido a corta distancia con respecto al home.

NOTA:

Para opinión o información adicional, al pie de esta nota Diario Libre te ofrece un espacio. Puedes también contactarnos al 809-722 5291 o escribir al correo: aquilinorosariobaez@gmail.com