SCJ reenvía caso de dirigente PRM para reciba documentos

La Sala Penal de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) ordenó ayer al Ministerio Público notificarle al dirigente perremeísta Yamil Abreu Navarro, pedido en extradición por Estados Unidos por presuntos vínculos con una red internacional de narcotráfico, la solicitud de medida de coerción que pesa en su contra y dispuso que la Secretaría General de la alta corte le entregue todos los documentos relativos a la solicitud de extradición.
El tribunal que preside el magistrado Francisco Antonio Jerez Mena adoptó esta decisión después de que el abogado de Abreu Navarro, Freddy Castillo, argumentara que la barra de la defensa había acudido solo conociendo el auto de fijación de la audiencia que le fue notificado mediante acto de alguacil.
También en atención al pedimento de este abogado defensor, el tribunal instó al Ministerio Público a “tomar todas las medidas necesarias” para que el extraditable pueda reunirse con su representante legal bajo estricta confidencialidad, puesto que, según Castillo, todavía no había podido sostener un encuentro con su cliente, quien estuvo detenido en la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), para preparar su estrategia de defensa.
La audiencia de solicitud de medida de coerción, conocida la mañana de ayer de forma virtual, fue reenviada para el próximo viernes a las 10:00 de la mañana y será efectuada bajo el mismo formato digital.
Arresto en RD e imputación de Estados Unidos. Abreu Navarro, un dirigente perremeísta que fue director municipal de Las Lagunas, Azua, fue arrestado el martes por orden de la Suprema Corte de Justicia, a requerimiento de la Fiscalía General del Distrito Este de Nueva York.
De acuerdo al expediente de las autoridades estadounidenses, el imputado tiene vínculos con el cartel de Sinaloa y desde República Dominicana dirigía una red de narcotráfico transnacional radicada en la zona sur, específicamente en Padre las Casas, Azua.
Esta red internacional, continúa el documento, tiene incidencia en México y Estados Unidos y se dedica al tráfico de heroína y otras sustancias controladas, al lavado de activos, y transacciones ilegales de dinero, y otras actividades del crimen organizado.