Selladas y purificadas, así podrían ser las oficinas del futuro

El arquitecto y diseñador egipcio Mohamed Radwan ha creado un sistema de oficina por módulos para la vida después del COVID-19, en un proyecto llamado “Q.workntine”, cuyo diseño fue reconocido el mes pasado con un premio en la categoría de Diseño Responsable en los Premios de Diseño de París DNA. Básicamente hablamos de un cubículo cerrado con una mesa, silla y otros elementos necesarios. Tendría una puerta y un techo de cristal y un sistema de aire con filtros. El diseño de Radwan crea módulos individuales para los trabajadores que funciona de la siguiente manera:

1. Cuenta con un sistema de cápsulas que puede soportar el mismo número de empleados.
2. Cada cápsula es como un cubículo en una oficina tal y como eran antes del COVID-19, pero en este caso la cápsula está sellada de los demás empleados.
3. En el interior, el espacio de trabajo se parece a cualquier cubículo convencional.
4. Las cápsulas tienen puertas automáticas que funcionan con reconocimiento facial, así que no hay necesidad de tocarlas y contaminarlas. La puerta es de acrílico, con un sello hermético.
5. Los ventiladores con purificadores de aire incorporados evitan que el virus se propague entre los compañeros de trabajo.
6. Comparadas con la distribución normal de una oficina, ocupan más o menos la misma cantidad de espacio, pero estas cápsulas podrían hacerse más grandes para adaptarse a diferentes necesidades, como por ejemplo los ejecutivos.
7. Estarían hechas de un material no poroso para una fácil desinfección.

Un diseño perfecto para aquellas empresas que pueden querer preservar la cultura del lugar de trabajo en lugar del teletrabajo. “Con el mundo bajo llave durante un largo periodo de tiempo, algunas empresas esenciales todavía tienen que mantener al menos bajo mínimos su capacidad de trabajo, trabajando físicamente en el sitio para proporcionar los suministros necesarios y vitales para la cadena de suministros. Y cuanto más tiempo continúa la cuarentena, más empresas se verán obligadas a hacer lo mismo, ya que la escasez golpeará el mercado global”, aseguran desde Q.worknite. Ahora solo queda preguntarse: ¿qué tan factible será llevar esta idea a la realidad? o ¿estamos preparados para volver al trabajo en este escenario pospandémico?